Tels: 5203 2106 - 5545 7060
Eugenio Sue No. 355 - 301, Col. Polanco | Ver mapa

REJUVENECIMIENTO FACIAL (Ritidectomía)

↵ Atrás ❯ Ver Video ❯ Obtén presupuesto

Los efectos de la gravedad, la exposición al sol y el estrés que genera la vida cotidiana,  así como otros aspectos, producen cambios en nuestras caras con el paso de los años, ocasionando flacidez cutánea, marcadas líneas de expresión y reabsorción o acúmulo de los depósitos de grasa.

Los tejidos de nuestra cara, principalmente piel, grasa y músculos, tienden a adelgazarse con el paso del tiempo. La ritidectomía tiene como objetivo lograr una apariencia más juvenil, mejorando los signos más visibles del envejecimiento. Esto se logra al retirar la grasa sobrante, ajustar los músculos subyacentes y al replegar la piel de cara y cuello.

La ritidectomía puede realizarse con en conjunto con otros procedimientos como, el levantamiento de frente, cirugía de párpados y nariz.

Selección del paciente

En la evaluación y selección de los paciente se deben valorar el tipo de piel, edad, arquitectura ósea, tipo e implantación del cabello, altura de las cejas, dinámica muscular, distribución del tejido adiposo y, como en cualquier cirugía, el tipo de cicatrización. La mayoría de los pacientes tienen entre 40 y 60 años, pero también puede realizarse con éxito entre los 70 y 80 años.

Procedimiento quirúrgico

El tipo de anestesia para la ritidectomía dependerá de las preferencias y salud del paciente y de sugerencia del cirujano según la complejidad del caso. La mayoría se realizan bajo anestesia local, combinada con un sedante oral o intravenoso. Durante el procedimiento permanecerá despierto pero relajado y su cara será insensible al dolor. También puede realizarse bajo anestesia general para dormir durante todo el procedimiento quirúrgico.

Las incisiones se realizan a nivel de cada región temporal, disimuladas entre el cabello y se extienden por una línea natural que pasa justo delante de las orejas y continúa detrás del lóbulo, hacia la parte posterior del cuero cabelludo. Después se tensan y suturan los músculos y el tejido fibroaponeurótico subyacentes y, por último, la piel, extirpándose la que sobra en caso de ser necesario. La duración de la ritidectomía es de 3- a 4 horas aproximadamente.

Cuidados después de rejuvenecimiento facial

Serán indicados analgésicos y antiinflamatorios, así como antibióticos en caso de ser necesario. Es normal que existan zonas con parestesias  (piel adormecida); esta sensación desaparece en algunos meses. El paciente deberá mantener la cabeza elevada durante unos días después de la cirugía, para disminuir la inflamación. Si se le colocaron tubos de drenaje, éstos se retiraran en un par de días. Durante los primeros días pueden aparecer zonas de equimosis (moretones) en el sitio quirúrgico, que desaparecerán en unos días. Además, habrá edema de la región intervenida.

Durante el periodo de recuperación la cara presentará inflamación que disminuirá de manera gradual La recuperación es lenta y progresiva, de manera que podrá reiniciar sus actividades cotidianas en 2 a 3 semanas. El retiro de las suturas se realizará 7 a 10 días después de la cirugía.

Además es necesario llevar una dieta sin irritantes y baja en sodio para acelerar la disminución de la inflamación. Deberá evitarse cualquier actividad que involucre algún esfuerzo físico al menos por 2 a 3 semanas.

Las cicatrices generalmente se ocultarán en el cabello y en los pliegues naturales de la cara y pabellones auriculares.