Tels: 5203 2106 - 5545 7060
Eugenio Sue No. 355 - 301, Col. Polanco | Ver mapa


Usted está viendo:


Introducción

Con frecuencia, la identidad de una persona depende principalmente del rostro: su estructura, el aspecto general y las expresiones. Por ello, es posible que los cambios relacionados con la edad que pueden alterar el aspecto del rostro hagan que una persona se sienta como si su identidad hubiese cambiado con el paso del tiempo. Los cambios pueden presentarse en la parte superior, media e inferior del rostro. No obstante, los cambios en el tercio inferior del rostro son a menudo los más fácilmente visibles.

Estos cambios pueden incluir la formación de líneas profundas en las mejillas y en el perímetro de la boca, el exceso de piel suelta alrededor de las mejillas, de la línea mandibular y del cuello, como también la aparición de bandas de piel colgante alrededor del cuello. Realizado con mayor frecuencia en personas de cuarenta y cinco a cincuenta y cinco años de edad, un rejuvenecimiento facial de la parte inferior del rostro puede ayudar a reducir el aspecto de las arrugas faciales profundas, de las carrilleras caídas y de la piel estirada y colgante del cuello, y a restituir un aspecto más firme y jovial.