Tels: 5203 2106 - 5545 7060
Eugenio Sue No. 355 - 301, Col. Polanco | Ver mapa

LIFTING FACIAL SUPERIOR (Levantamiento de tercio superior de la cara: cejas y frente)

↵ Atrás ❯ Obtén presupuesto

El envejecimiento facial del tercio superior (frente), en la mayoría de los casos, ocurre más temprano que el envejecimiento facial del tercio inferior y representa un cambio complejo de relaciones involucrando muchos tejidos diferentes. Nuestra línea del cabello retrocede, el cuero cabelludo se encoge, la frente se arruga y el tejido de la frente y los párpados se vuelven ptósicos y producen dermatocalasia, la grasa periorbitaria protruye y la piel sifre cambios actínicos y de envejecimiento. En conjunto, estos tejidos y sus respectivos cambios producen una apariencia cansada y envejecida de la porción superior del rostro.

Procedimiento quirúrgico

El lifting facial superior es un procedimiento quirúrgico también conocido como “frontoplastia” o elevación de la frente. Está indicado para corregir la caída de las cejas y arrugas dinámicas de la frente o líneas de expresión, las cuales pueden ser horizontales o verticales.

Esta cirugía puede realizarse con anestesia local complementada con una sedación oral o intravenosa, o bien, bajo anestesia general, según las preferencias y el estado de salud del paciente y de la sugerencia del cirujano y anestesiólogo. Las incisiones son realizadas por detrás de la línea de implantación del cabello. Posteriormente se liberan los tejidos musculoaponeuróticos de la frente y finalmente se estos se fijan en la posición elevada deseada, eliminando así las arrugas de la frente y logrando al mismo tiempo un adecuada reposicionamiento de las cejas. Además puede ser realizado junto con otros procedimientos de rejuvenecimiento facial, principalmente blefaroplastia superior (cirugía de párpados superiores).

Después de la cirugía de la frente

Al someterse a un lifting del tercio superior puede presentarse dolor, el cual se controla con analgésicos, inflamación, zonas de equimosis y alteraciones de la sensibilidad en la frente, las cuales desaparecerán paulatinamente. En la mayoría de los casos se coloca un vendaje compresivo en la frente.


Para dormir, el paciente deberá acostarse con la cabeza un poco más elevada con respecto del resto del cuerpo durante los primeros días, con la finalidad de limitar en lo posible la inflamación, así como llevar una dieta sin irritantes y baja en sodio. Durante las primeras 2 a 3 semanas, el paciente no debe realizar esfuerzos o ejercicios físicos; después de dicho periodo podrá retomar sus actividades normales.

Debido a que la inflamación puede extenderse a los párpados, alrededor de los ojos y en algunos casos hasta las mejillas, inicialmente no se verá el resultado final de este procedimiento. La completa recuperación puede tomar hasta 4 semanas, con resultados muy satisfactorios.

Los resultados da la cirugía de la frente pueden durar entre siete y diez años.  La duración suele variar según los cuidados de cada paciente. Las cicatrices provocadas por la cirugía se ocultan con el cabello, así como en los pliegues naturales de la frente.

La cirugía de la frente produce rejuvenecimiento facial notorio, especialmente cuando se combina con otras cirugías estéticas.